Ley NCLB

Ningún Niño Se Quede Atrás (NCLB) como padre de un hijo en edad escolar, sin duda, habrá oído hablar de esta ley, conocida por sus siglas en inglés NCLB (Not Child Left Behind), y le gustaría comprender lo que significa y lo importante que es esta ley. 

Esta ley es algo compleja que trata del apoyo federal a la educación desde el pre-escolar hasta la preparatoria.  Pero la ley tiene propósitos sencillos: Garantizar que todos los estudiantes en los Estados Unidos reciban una educación de alta calidad y cerrar la brecha en el rendimiento académico que existe entre los estudiantes que suelen tener un buen desempeño en la escuela y los que no suelen tenerlo, muchos de éstos últimos son minorías étnicas y raciales, tienen discapacidades, viven en la pobreza, o no tienen el inglés como lengua materna.

Para lograr sus propósitos generales, NCLB funciona de acuerdo con cuatro principios generales cuya base se encuentra en el sentido común:

Responsabilizar a las escuelas por los resultados;

Dar flexibilidad a los estados y los distritos sobre cómo gastar los fondos federales;

Usar la investigación científica para guiar las prácticas de enseñanza; y

Fomentar la participación activa de los padres dándoles información y opciones sobre la educación de su hijo.

En 1965, el Congreso aprobó la Ley de Educación Primaria y Secundaria conocida por sus siglas en inglés ESEA (Elementary and Secondary Education Act), la cual por primera vez en la historia aportó montos importantes de fondos federales para la educación desde el pre-escolar  hasta el último año de la escuela secundaria.

La ley original se ha renovado en varias ocasiones, y la renovación más reciente ha sido Que Ningún Niño Se Quede Atrás (NCLB). La primera parte (o título) de ESEA se titula “Mejorando el rendimiento académico de los desfavorecidos” (Improving the Academic Achievement of the Disadvantaged), referida con frecuencia por el “Título I”. Usted se estará preguntando por qué es  esto importante para poder comprender NCLB.

Es importante porque las escuelas que educan a los estudiantes desfavorecidos de este país reciben dinero mediante el Título I, el cual representa la mayor parte de los fondos federales destinados a la educación de kindergarten a la preparatoria ($12.7 mil millones para el año académico 2005-06). Las escuelas reciben estos fondos por medio de su respectivo estado y distrito, y más de la mitad de todas las escuelas públicas (el 55 por ciento) se clasifican en esta categoría, y se denominan a menudo “escuelas de Título I”, es decir, escuelas beneficiarias del Título I o de fondos otorgados por el Título I.

Para que los estados reciban fondos mediante el Título I, deben garantizar que todas sus escuelas públicas y todos los distritos escolares estén cumpliendo con ciertos requisitos establecidos en NCLB. Para las escuelas beneficiarias del Título I, NCLB dispone medidas adicionales destinadas a asegurar que los estudiantes de mayor necesidad en los Estados Unidos ya no se queden atrás. Todos estos requisitos tienen por objeto poner en práctica los cuatro principios basados en el sentido común citados arriba y dar beneficios a su hijo o hija, los cuales, en su conjunto, garantizarán la excelente educación que él o ella merecen y necesitan.

Proyecto PCNE©

Red Interactiva PCNE©

Derechos Reservados

Acerca de ۞ PCNE ۞

Red Interactiva PCNE es una sociedad virtual de padres con niños con discapacidad, profesionales, activistas y sociedad en general, para interactuar con el fin de ofrecer apoyo de recursos de información en una gama de áreas y temáticas sobre la discapacidad.
Esta entrada fue publicada en ¿Sabia usted? y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.